PROPIEDADES DEL HAZ

PROPIEDADES DEL HAZ

Resiliencia

La capacidad de un cuerpo para regresar a su forma original después de sufrir altas presiones recibe el nombre de resiliencia. Una de las principales cualidades de un buen pincel es cuando su mechón puedd recobrar su forma original después de una pincelada.

Rebote

Rebote

Un pincel tiene buen rebote, cuando, una vez humedecido el mechón, este flexiona en la dirección de la pincelada y regresa en perfecto estado al punto de partida.

En un pincel plano podemos saber si el mechón tiene buen rebote, cuando presionamos la punta seca de un mechón sobre la superficie en dirección vertical; si este toma forma de pera y regresar a su forma original después de ejercer dicha presión, entonces el mechón tiene buen rebote.

UNIFORMIDAD y RETENCIÓN

Uniformidad

Uniformidad

Se dice que el haz es uniforme, cuando, estando el mechón seco se presiona y desliza sobre una superficie, y éste logra conservar su forma y cohesión sin dispersar los pelos o filamentos que lo conforman.

Retención de pintura

Una vez en uso el mechon de un buen pincel debe de poder retener una cantidad considerable de pintura, permitiendo un flujo controlado al aplicarla sobre la superficie. Ya sea porque el haz tiene la capacidad de absorber líquidos o por que el mechón pueda sostener pintura espesa sin doblarse.

Retención de pintura

Punteo

Con una carga moderada de pintura, la punta del mechón de un pincel redondo debe ser capaz de crear finas línea curvas y, una variedad de puntos bien definidos.

Un pincel plano debe de cincelar repetidamente segmentos lineales con la punta; la impresión debe dar la sensación de haber pintado con un solo pelo. Estas marcas deben de ser limpias y fáciles de controlar.

Este tipo de características se da cuando el mechón del pincel tiene una punta simétrica perfectamente balanceada.

Punteo

Oreja de buey: muy buen rebote. Los pelos tienden a separarse al final del trazo, siendo este fácil de realizar. Presenta un regular control en el flujo líquido.

Marta: muy buen rebote. Los pelos se mantienen juntos, la linea es uniforme, fácil de trazar, al igual que los puntos. Tiene un mejor control del flujo líquido.

Ardilla: sin rebote. Los pelos se mantienen juntos, la linea es uniforme pero es difícil de trazar. Excelente control del flujo líquido, siendo éste uniforme y denso.