Trazo lineal

TRAZO DE CONTORNO

Una de sus principales características del trazo de contorno es la rapidez de su ejecución, esbozando el carácter percibido por medio de la línea; la cual delimita y divide áreas de espacio; creando una imagen en su mínima expresión, la imagen resultante la podemos interpretar de manera concreta, abstracta, o ambas. Sin embargo, el trazo de contorno está fuertemente aunado a la obra figurativa.

Contorno

Dos apreciaciones al imitar
los contornos de un mismo sujeto
Trazo sin mirar el papel

La mina roma

La punta roma permite un trazo rápido y continuo, controlando el grosor de la línea al variar la inclinación del instrumento.

Entre los instrumentos favoritos para trazar con línea roma se encuentran los lapices bocetadores con cubierta de papel desprendible, los lapiceros con minas de más de 2mm, prefiriéndose todas las graduaciones B, pasando del HB hasta el B9. Por supuesto también se prefieren las barras de carboncillo, la tiza y el pastel, lo cual, evita perder tiempo al afilar el instrumento.

Ejercicio

Uno de los ejercicios preferidos con este tipo de punta roma es el trazo del modelo (en un entorno natural o imaginario) sin mirar la superficie, para ello es recomendable hacerlo sobre papel periódico (papel revolución) u otro papel de bajo costo para llevar a cabo infinidad de apuntes y ejercicios.

Al principio el trazo de contorno puede llevarnos a un sin fin de interpretaciones de un mismo modelo, dependiendo de cual sea el punto de equilibrio entre lo concreto, los abstracto y el objetivo plasmado. Al llevar acabo el ejercicio, en muchos casos nos encontramos con una representación subjetiva, los cual probablemente, sienta las bases del primitivismo antiguo, el primitivismo moderno, el cómic y sobre todo la bases de los ismos del siglo XX.

TRAZO DE CONTORNO ENTRECRUZADO

Este tipo de trazo surge al unir los puntos de referencia (de la obra) a través de líneas, las cuales dividen al carácter en secciones bien definidas. Los puntos de referencia crean atención, posición y dirección; la linea al unirlos crea proporción, dimensión y forma; incluso tono, proporcionando las luces y sombras por medio del trazo entrecruzado de pequeñas líneas.

La línea auxiliar

Al proyectar, diagramar o al iniciar una obra la línea delgada es útil para abocetar los aspectos formales y estructurales por medio de líneas auxiliares: proporción áurea, cuadriculas, lineas de perspectiva y acotación entre otras, incluso permite abocetar el aspecto cromático de la obra.

Lápiz F

Trazo con lápiz F

El lápiz de grafito para dibujo F (fino)

Este tipo de lápiz de dureza media permite afilar una punta muy fina, la cual proporciona un trazo claro y preciso sin dañar el papel (para dibujo y/o el papel para acuarela). El grafito de estos lapices se borra con facilidad en la mayoría de las superficies; incluso de los papeles y telas 100% algodón.

Los fabricantes de lapices lo incorporan en las series graduadas de dibujo técnico, arquitectónico o artístico. Adquiriéndose como parte de un estuche o en forma individual.

Una alternativa al lápiz graduado F es el uso de minas con diámetros en milímetros de 0.3, 0.5, 0.7, 0.9, 1.3, 2 y 3 con graduaciones entre 2H y 2B, incluyendo el grado de dureza F, sin embargo, la mayoría de los autores prefieren afilar su lápiz preferido para abocetar y acotar.

Perspectiva

Trazos de perspectiva
a mano alzada

Ejercicio

Es recomendable el trazo de líneas auxiliares para iniciarse en este tipo de trazo; por ejemplo, el siguiente ejercicio esta basado en la reglas de perspectiva propuestas por León Batista Alberti; limitándose a la práctica sin tomar en cuenta la teoría.

Trazar dos líneas paralelas dejando suficiente espacio, en la línea inferior trazar puntos de referencia a través de trazos en equis, equidistantes uno de otro: A, B, C, D, E, F, trazar los puntos de referencia R y V.

Trazar una linea de los punto A al punto V o viceversa, apoyar la punta del lápiz sobre primer punto, fijar la mirada sobre el segundo punto llevando rápidamente el trazo del primero al segundo punto. Hacer lo mismo con los puntos del B al F, en todo los casos llevar el trazo de la línea al punto V, o viceversa.

Repetir lo mismo pero ahora tomando como referencia el punto R. Por último traza las líneas paralelas 1, 2, 3, y 4 tomando como referencia las intersecciones entre las líneas de V (A al F) y R (A al F).

La precisión en el trazo es producto de la práctica al trazar fijando con la mirada los puntos de referencia, al principio es común tener cierta desviación con respecto a los pivotes, lo cual se pone en evidencia en el trazo de las lineas paralelas interiores (ver figura). Al llevar a cabo el ejercicio es probable que sintamos la necesidad de usar regla y escuadra para evitar la distorsión, lo cual, nos lleva a aplicar los conceptos de dimensión, definición, proporción, precisión, perfección y proyección dando como resultado la atomización del plano, forjando las teorías del academicismo y de un concepto global: el estudio.

AFILADO

CARBONCILLO, PASTEL Y BARRA

Carboncillo

Afilado sobre lija

Afilado con polvo

El afilado generalmente se lleva a cabo con una rasqueta. Sin embargo, basta una lija #80 o menor para afilar produciendo polvo; de esta manera se puede recoger el polvo y guardarlo para uso posterior.

Coloca la punta del dedo índice sobre la punta de la barra y tira hacia atrás raspando ligeramente en ángulo sobre la lija. Usa una lija para diferentes tonos y graduaciones, de esta manera se asegura el tono correcto.

Carboncillo

Carboncillo: afilado diagonal y afilado en domo (punta roma)

Corte del carboncillo con navaja

Para cortar el carboncillo es necesario hacerlo con una navaja de un solo filo. Coloca el filo de la navaja a 30° o 45° con respecto a la horizontal y presiona el carboncillo ligeramente hacia abajo.

Afilado con navaja

Afilado con navaja

LÁPIZ

El afilado de los lapices pude llevarse a cabo con una navaja, de esta manera podemos darle la forma adecuada a la punta: cincel, roma en ángulo, larga, corta; de acuerdo a nuestras necesidades; raspando posteriormente sobre una rasqueta.

Los lápices pastel y los lapices de carbón grafito blandos por su fragilidad, comúnmente, presentan falla, por lo cual es preferible afilarlos, apoyando la madera sobre una borla de tela o papel desechable, evitando presionar sobre la mina. Con forme se avance en el desnudo de la mina es preferible involucrar cada vez más la punta de la navaja ejerciendo cada vez menos presión, tratando de hacer un giro ascendente al final de cada movimiento hasta lograr desprender pequeños risos de madera, de esta manera hay menos posibilidades de quebrar la mina.

Afilado del lápiz

Afilado punto de falla

Afilado con sacapuntas

Afilar un lápiz con un sacapuntas es muy fácil, sin embargo, es necesario tener en consideración lo siguiente:

Se debe de hacer con mucho cuidado para no levantar la parte donde se une la mina con la madera, sobre todo cuando ésta es de pino; de lo contrario la mina se quebrará cuando se ejerza presión.

Viruta

Viruta en rizo

Durante el afilado la viruta de la madera debe de salir uniforme y continua formando un rizo de lo contrario sera necesario remplazar la cuchilla.

Sacapuntas

Sacapuntas doble

Es bueno contar con un sacapuntas doble; para afilar lápices de grafito, lápices de cera o crayones. Al afilar un lápiz de cera se desperdicia el 50% del material, el cual se puede recolectar para uso posterior.

Cuadrado

Corte y afilado

A los lápices cuadrados se les desnuda la mina con una navaja, afilando la mina posteriormente con una rasqueta o una lija como sí fuera carboncillo.