Las oportunidades se presenta solo una vez en la vida
Sólo quiero triunfar
       
Sección para Links

Principal
Mi libro

 

Las oportunidades se presentan sólo una vez en la vida

 

En el transcurso de los años, me ha tocado escuchar la frase de “las oportunidades sólo se presentan una vez en la vida, después ya no se vuelven a presentar”.

 

Permítanme no estar de acuerdo con ella, a mi me han tocado muchas oportunidades, corrijo de nuevo, me he creado muchas oportunidades hasta el día de hoy y he buscado aprovechar cada una de ellas al máximo.

 

No es cierto según mi perspectiva que las oportunidades sólo surjan una vez en la vida, todos los días tenemos oportunidades y todos las aprovechamos ó desaprovechamos según nos plazca, desafortunadamente a veces nos negamos a verlas cuando las tenemos frente a nosotros y sólo lo entendemos cuando las hemos dejado ir. Como consecuencia vienen los arrepentimientos y las especulaciones de algo que ya no es posible cambiar.

 

Así que no dejen pasar las oportunidades, no esperen a que llegue la mejor, no esperen a que se presente la que ustedes quieren, las oportunidades debemos crearlas nosotros y es también nuestra responsabilidad aprovecharlas.

 

No debemos volvernos ciegos ante esas oportunidades, no tenemos que esperar que alguien traiga una canasta de opciones y nos diga, estas son tus alternativas, cualquiera que tomes será la mejor así que no te preocupes por la elección que hagas.

 

Cada mañana al abrir los ojos tenemos la oportunidad de ver la luz del día, tenemos la posibilidad en el trabajo de cambiar las cosas, tenemos la oportunidad de cambiar ese enojo con nuestro mejor amigo, tenemos la ocasión de decirle al jefe cuanto aborrecemos sus actitudes (claro eso puede costarte el trabajo), mi punto es, lo que ya dije.

 

Las oportunidades las creamos nosotros, única y exclusivamente cuando estemos al borde de nuestra muerte, no tendremos más oportunidades para cambiar nuestra vida, creo que en este momentos todos desconocemos si existe después de ese paso, algún tipo de oportunidad.

 

Desde luego, la perspectiva de tomar cada oportunidad como si fuera la ultima, hacerla nuestra, exprimirla completamente y sacar le mayor provecho de ella es diferente.

 

Las segundas oportunidades

 

Cuando escucho en una pareja, la frase de “dame otra oportunidad”, en los partidos de fútbol del pueblo, escucho a los delanteros que fallan goles decir “a la otra”, o en diferentes conversaciones “ya te di muchas oportunidades, ésta es la ultima y si no funcionas ó no entregas los resultados esperados, te vas”.

 

De las primeras cosas que vienen a mi mente es la de pensar que nos beneficiaria el crear una regla moral entre personas que diga “solo tienes una oportunidad y en ella debes hacer las cosas bien”, ¿Porqué?, es muy sencillo de ello deriva el éxito ó el fracaso de cualquier cosa que se enfrente.

 

Es decir cuando una pareja, ya sea como novios, como matrimonio, ó cualquier condición que exista, se la pasan dándose segundas oportunidades debido a que la primera no funcionó, puesto que uno de los dos no puso todo el empeño ó porque las condiciones no fueron las propicias para que se diera una relación llevadera, duradera, madura y de solidez, se empieza a hablar de segundas, terceras y hasta cuartas oportunidades.

 

Pero aunque en muchos casos esa terapia es efectiva, yo me rehúso a utilizarla, simplemente porque si no podemos valorar las oportunidades que tenemos y necesitamos de una ó varias mas, entonces sabremos que en cualquier cosa que nos equivoquemos tendremos la libertad y el derecho de recibir un segunda oportunidad.

 

Lo que yo me pregunto es lo siguiente, ¿Qué nos hace llegar a una segunda oportunidad?, ¿Porqué pensamos que tenemos ese derecho?, ¿Cómo es que simplemente no tomamos cada situación de nuestra vida, damos el máximo y esperamos los resultados de ello?, ¿Porqué no entendemos que la oportunidad de expresarle nuestros sentimientos, afectos y demás todos los días ante las personas que amamos, que nos rodean es irrepetible y que constantemente estamos en riesgo de perder a esas personas y quedarnos al final esperando esa segunda oportunidad?, recuerden que la vida se encarga de quitarnos eso.... la vida.

 

En ese punto creo que es preciso algo, entender que debemos vivir cada minuto al limite, al máximo, dar todo lo que corresponda y más aun para tener la tranquilidad todos los días de que hemos cumplido con nosotros mismos y que no seguiremos esperando una siguiente oportunidad para hacer mejor las cosas, para decir lo que queremos, para tener un mejor empleo, para llegar todos los días a nuestras casas y saber que estamos ante un momento sin igual, irrepetible, tal vez el último con las personas que queremos, y depende de nosotros el no pedir y menos aun rogar ó suplicar por una segunda oportunidad, porque en algún momento ya no la tendremos.

 

Hay algo que me parece fundamental en todo esto, entender que la vida es mas de actos que de palabras, la vida es de actitudes y no de aptitudes.

 

¿Porque?, es muy fácil, de nada me sirve escribir palabras bonitas en este libro si en el día a día no las llevo a cabo, de nada me vale el revisar mi correo y encontrar pensamiento que me envían los compañeros, amigos ó familiares esperando alegrarme el momento, hacerme reflexionar y sobre todo hacerme entender que la vida es única y que no basta con saber las cosas, sino con demostrarlas todos los días, cada hora, todo minuto, cada instante, estarán de acuerdo conmigo que a diario nos encontramos con frases celebres, hermosas, pensamientos ilustres y textos con palabras asombrosas que nos hacen sentir diferentes y que sin embargo no las llevamos a la práctica.

 

Así que les pido que a partir de este momento nos olvidemos de las frases, las palabras y los textos hermosos y en lugar de tenerlos en la cabeza, los tengamos frente a nosotros para actuar como se debe en las circunstancias que tenemos en nuestra vida diaria.