TANATOLOGÍA Y CUIDADOS PALIATIVOS

TANATOLOGÍA

 

VIH / SIDA

                                                                    I.                LO QUE DEBES SABER

 

 

Participantes (en orden alfabético):

Bedolla Pérez Juan

Fernández María Guadalupe

Gutiérrez González Patricia

Palacios Quiroz José Gabriel

Ramírez Peralta Ma. Teresa

Rangel Ramírez Silvia

Samaniego Arredondo Sara

 

 

 

V I H / S I D A

INDICE

                                                                       Página

 

OBJETIVO

  II.    Introducción

III.    ¿Qué es el VIH/SIDA?

IV.    ¿Qué es lo que causa el SIDA?

   V.    ¿Qué molestias causa el VIH/SIDA?

VI.    ¿Qué exámenes se hacen para diagnosticar en VIH?

VII.    ¿En qué consiste el tratamiento?

VIII.    ¿Cuál es el pronóstico del VIH/SIDA?

IX.    ¿Cómo se transmite el VIH

   X.    ¿Cómo se realiza la prevención?

XI.    Impacto psicológico del VIH/SIDA

XII.    Impacto social del VIH/SIDA

XIII.    El ser humano ante el VIH/SIDA

XIV.    Adaptación del paciente al VIH/SIDA

XV.    Sugerencias al paciente con VIH/SIDA y su familia

XVI.    Derechos del paciente con VIH/SIDA

XVII.    Conclusiones

XVIII.    Glosario

XIX.    Bibliografía

XX.    Organizaciones de ayuda

 

 

OBJETIVOS

Dar información sobre VIH/SIDA veraz y sencilla sobre los mecanismos de transmisión y de prevención con la finalidad de concienciar, sensibilizar e incentivar  para que se puedan modificar conductas de riesgo y con ello prevenir contagios.

 

I.- INTRODUCCIÓN

El SIDA se ha convertido en la enfermedad más devastadora de la humanidad. De acuerdo con las estimaciones de la ONUSIDA, desde que comenzó la epidemia, más de sesenta millones de personas se han infectado por el VIH y es la cuarta causa de mortalidad en el mundo.

En México la población más afectada está entre los 25 y 34 años de edad, constituyendo la cuarta causa de muerte en hombres y la séptima en mujeres, para ese rango de edad. Aunque la prevalencia de la infección por VIH es baja en comparación con otros países – alrededor de 53,000 casos reportados en México -, esas cifras ocultan epidemias que inicialmente se concentran en ciertas localidades o grupos de población, pero que en cualquier momento pueden propagarse a la población general.

Con cierta frecuencia el personal de salud se encuentra ante una persona a la que juzga necesario practicarle los análisis sanguíneos para la detección de anticuerpos contra el VIH o se ve ante la situación de tener que entregar un resultado positivo del VIH a aluna persona y/o familia, sin contar con el entrenamiento y los conocimientos necesarios para dar asesoría adecuada antes de la prueba o bien para reducir el impacto emocional y psicosocial que provoca el ser informado de un resultado positivo.

Recibir la notificación de algo que pone en peligro la integridad física, sin lugar a dudas representa un impacto a la estabilidad emocional de cualquier ser humano, mas aún si la enfermedad de que se trata es incurable si a esto se suma que la enfermedad, por su medio de transmisión, involucra la intimidad sexual de cada individuo y que las personas afectadas están injustamente sujetas a la estigmatización y marginación social, la descompensación emocional provocada es mayor.

El VIH es causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)

El primer informe de SIDA provino del Center For Diease Control en Atlanta Georgia EUA, y describió los casos de 5 homosexuales jóvenes previamente sanos que se habían tratado en hospitales de una infección rara en los pulmones.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es un trastorno del sistema inmunitario de la persona que la padece.

Las llamadas infecciones oportunistas normalmente no ocurren en personas sanas, la alteración del sistema inmunológico en pacientes con SIDA las predispone al desarrollo de cánceres Sarcoma de Kaposi, Linfomas, etc.

El presente manual es un llamado a la conciencia y a la acción, que privilegia la prevención como condición para el cuidado de la salud e intenta poner a la disposición del público en general, así como de cualquier profesionista o persona capacitada, la información necesaria para comprender, prevenir y afrontar este grave problema de salud que aqueja a la población mundial.

 

II.- DEFINICION. ¿Que es el VIH / SIDA?

El VIH /SIDA es un padecimiento del sistema inmunológico causado por un virus (virus de la inmunodeficiencia humana) el cual ocasiona la destrucción del sistema inmunológico de la persona que la padece.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es el sistema de defensa del organismo y lo defiende de las agresiones que le ocasionan diferentes tipos de microrganismos e impide, a su vez la proliferación de células malignas. Este sistema actúa en todo el cuerpo por medio de un tipo especial de glóbulos blancos llamados linfocitos. De estos existen dos grandes grupos: Los linfocitos T que atacan directamente a los invasores y los linfocitos B que producen unas sustancias llamadas anticuerpos y que son específicas para cada microbio.

Los linfocitos CD4+ son una variedad de linfocitos T4+.

Este virus es capaz de penetrar en los linfocitos CD4 introduciendo su código genético en ellos, obligándolos de esta manera a reproducir virus en lugar de células CD4. Luego las destruye, por lo que las defensas van disminuyendo. De esta forma, el organismo es más vulnerable ante enfermedades e infecciones denominadas oportunistas (con más frecuencia presentan neumonía).

¿Cuándo se considera que hay una inmunodeficiencia?

Cuando el virus ha logrado destruir considerablemente el sistema inmunitario, se dice que hay una inmunodeficiencia apareciendo ciertos signos y síntomas que en conjunto se llaman síndrome; por ejemplo cuando aparecen infecciones y cánceres oportunistas por la falla del sistema inmunológico.

 

III.- ¿QUE ES LO QUE CAUSA EL SIDA?

El SIDA es causado por el virus VIH-1 y VIH 2 y como todos los virus, posee capacidad de mutación, lo que hace difícil su control y la elaboración de una vacuna eficaz. El que predomina es el tipo 1 que es el más agresivo de los dos; el tipo 2 predomina en algunas regiones de África.

El virus pertenece a la clase de los retrovirus. El VIH nunca permanece inactivo, ya que desde su ingreso al organismo empieza a reproducirse en los ganglios linfáticos causando la muerte de miles de millones de células por día.

¿Cuándo se considera que una persona tiene VIH y cuando se dice que tiene SIDA?

La persona que se ha contagiado con el VIH y no presenta manifestaciones clínicas se considera que está infectado (tiene el VIH), pero no enfermo. En el momento en que presenta síntomas se considera que ha desarrollado la enfermedad (SIDA).

¿Cuándo se dice que una persona es seropositiva?

Cuando un sujeto presenta anticuerpos frente al virus del SIDA se dice que es seropositivo.

La seropositividad solo indica que el sujeto ha entrado en contacto con el VIH y esta infectado por él, por lo que debe considerarse portador del virus y por lo tanto lo puede transmitir a otras personas.

La seropositividad no indica que se padece SIDA ni predice la evolución hacia la enfermedad.

Todo sujeto seropositivo permanece infectado, probablemente, de por vida, por ello debe tomar precauciones que disminuyan los riesgos de evolución hacia SIDA y eviten que otras personas se expongan al virus.

 

IV.- ¿QUE MOLESTIAS CAUSA EL VIH/SIDA?

El inicio del cuadro clínico es insidioso, sin embargo un conjunto de síntomas inespecíficos no son suficientes para conformar el diagnóstico del VIH/SIDA.

Se podrían distinguir al menos 3 fases evolutivas de la infección:

Fase inicial

El VIH  se disemina e invade muchos tejidos especialmente el tejido linfoide y los ganglios linfáticos. El paciente infectado puede o no presentar sintomatología y cuando la presente no suele prestársele demasiada atención.

Fase Crónica

Esta fase tiene una duración variable estimada en varios años y en ella persiste la proliferación viral, aunque a bajo nivel.

Los pacientes suelen estar asintomáticos, con o sin adenopatías, cifra baja de plaquetas y mínimos trastornos neurológicos puestos de manifiesto por pruebas electrofisiológicas.

Aunque existen amplias variaciones individuales, se estima que en diez años el 50% de los adultos y el 80% de los niños habrán evolucionado a estadíos más avanzados, aunque la progresión de la enfermedad puede verse influida por numerosos factores.

Fase Final

Se caracteriza por un aumento de la replicación del VIH y coincide clínicamente con una profunda alteración del estado general del paciente (Síndrome de desgaste), aparición de graves infecciones oportunistas, ciertas neoplasias y alteraciones neurológicas, de modo que se dice que el infectado por el VIH tiene SIDA.

¿Cuáles son los síntomas y signos más comunes en el VIH / SIDA?

Cuando el sistema inmunológico ha sido destruido considerablemente por el VIH, aparecen las infecciones y los cánceres llamados oportunistas, porque aprovechan esta condición para atacar y desarrollarse. Algunos datos son:

Ø  Fatiga Inexplicable

Ø  Fiebre

Ø  Sudoración Nocturna

Ø  Pérdida de peso

Ø  Herpes Zoster

Ø  Candidiasis Bucal

Ø  Diarrea inexplicable por más de un mes

Ø  Esplenomegalia (bazo crecido)

Ø  Linfopenia (disminución de la cuenta de leucocitos)

Ø  Linfadenopatía  generalizada persistente (LGP)

Ø  Acortamiento persistente de la respiración y tos seca de varias semanas de duración

Ø  Anemia Hemolítica Auto inmune (destrucción anormalmente rápida de los glóbulos rojos)

Ø  Neumonía

Ø  Septicemia

Ø  Abscesos

Ø  Linfadenopatía generalizada (se caracteriza por la presencia prolongada de ganglios linfáticos en muchos sitios del cuerpo)

 

V.- ¿QUE EXAMENES SE HACENPARA DIAGNOSTICAR EL VIH?

El diagnóstico de la infección por VIH se basa en las pruebas que detectan anticuerpos contra el VIH. Estas pruebas se clasifican en:

1.     Pruebas iniciales de detección o tamizaje: ELISA, que consiste en buscar anticuerpos que el cuerpo produce para combatir el VIH. Cuando esta prueba resulta positiva se debe hacer una prueba confirmatoria.

2.     Pruebas confirmatorias: la mas usada es la inmunoelectrotransferencia  o Western blot (Wb).

En base a los resultados de las pruebas, ¿Cuándo se considera que una persona esta infectada por el VIH?

Se considera como persona infectada por el VIH o seropositivo aquella que presente dos resultados de pruebas de tamizaje de anticuerpos positivos y pruebe confirmatoria positiva.

No se considera a la persona como infectada si: solo una de las pruebas de tamizaje resulto positiva o tiene dos resultados de pruebas de tamizaje positivas, pero la prueba confirmatoria es negativa.

En caso de presentar dos resultados de pruebas de tamizaje positivo, pero la prueba complementaria es indeterminada, deberá considerarse como posiblemente infectada y así se informara, recomendándose repetir pruebas de tamizaje y confirmatorias tres meses después.

En menores de 18 meses de edad las pruebas de tamizaje y confirmatorias positivas para anticuerpos contra VIH no son definitivas, debido a la alta posibilidad que los anticuerpos presentes sea de origen materno; por ello, para hacer el diagnostico en menores de 18 meses es necesario recurrir a las pruebas denominadas concluyentes o definitivas: cultivo de virus, determinación de antígeno viral y reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

¿Qué es la Carga viral?

Examen de laboratorio que nos permite conocer la cantidad de partículas virales que hay en la sangre, lo cual es un indicador del daño que puede esperarse que cause el virus; a diferencia del conteo de células CD4 que nos indica el daño ya causado. Con base en los resultados de la carga viral, puede predecirse qué tan rápido avanzará la enfermedad.

¿Cuáles son las cifras normales del conteo de células CD4?

Una vez confirmada la presencia del virus en el cuerpo se debe hacer un examen de laboratorio para conocer la cantidad que existe en la sangre de células CD4 por milímetro cúbico (mm3)  Las cifras normales van de 500 a 1,200 células por mm3.

 

VI.- ¿EN QUE CONSISTE EL TRATAMIENTO?

De un modo arbitrario se dividen los pacientes con infección por VIH en dos categorías:

Se recomienda administrar antivirales desde el momento en que el virus es detectado. A favor del tratamiento precoz estaría la eliminación (al menos a niveles indetectables en la actualidad) de la replicación viral, salvaguarda de la función inmune, mejora y prolongación de la salud, potencialmente se reduciría el riesgo de resistencias por supresión de la replicación viral y descenderían los efectos tóxicos ya que los medicamentos se administrarían a un paciente más sano.

El tratamiento para prevenir las infecciones oportunistas se recomienda iniciarlo cuando el número de células CD4 ha descendido a 200 o menos.

Los medicamentos pueden convertir al SIDA de una enfermedad mortal en una enfermedad crónica como la diabetes, la hipertensión arterial, etc.

La meta de la terapia antirretroviral es mejorar y alargar la calidad de vida de los pacientes mediante la supresión máxima de la replicación del VIH de un modo precoz que permita mantener el mayor tiempo posible las funciones del sistema inmunológico; el mejor indicador que se dispone de momento para verificarlo es la medida de la carga viral y por ello es el parámetro más importante para evaluar la contestación a la terapia.

 

VII.- ¿CUAL ES EL PRONOSTICO DEL VIH/SIDA?

El pronóstico es variable en cuanto a supervivencia. La edad, el mecanismo de contagio, la forma de presentación parecen influir en la supervivencia.

El tratamiento con antirretrovirales ha favorecido la prolongación de la supervivencia en el tiempo: Antes de ellos la supervivencia no era superior al 30-50% a los 2 años y menor del 10-20% a los 4 años.

Los medicamentos pueden convertir al SIDA de una enfermedad mortal en una enfermedad crónica como la diabetes, la hipertensión arterial, etc.

 

VIII.- ¿COMO SE TRANSMITE EL VIH?

En la práctica existen tres modos fundamentales de transmisión del VIH:

1.   Transmisión sexual,

2.   Transmisión parenteral por el uso compartido de agujas o jeringuillas, instrumentos contaminados, transfusión sanguínea, etc. y:

3.   Transmisión vertical o de la madre al feto.

El virus de SIDA es débil y sobrevive mal fuera del cuerpo por lo que debe penetrar en el interior del organismo.

Parece que la transmisión requiere una cantidad mínima de virus por debajo de la cual el organismo podría liberarse del VIH y explicaría el por qué algunos líquidos orgánicos que contienen el virus no lo transmiten.

Transmisión sexual

Relaciones sexuales

La vía más importante de transmisión del VIH en el mundo es la sexual, tanto homosexual como heterosexual. En general, el riesgo de transmisión sexual depende de la prevalencia de la infección en la población sexualmente activa.

Las prácticas homosexuales son las que se asocian con mayor riesgo de padecer la infección sobre todo las relaciones ano-genitales siendo el compañero receptivo el más expuesto.

En las prácticas heterosexuales el riesgo es bidireccional pero la probabilidad de transmisión hombre-mujer podría ser hasta 20 veces mayor que la de transmisión mujer-hombre.

En todos los casos el riesgo se incrementa cuando existen múltiples parejas.

Los contactos oro-genitales (contacto boca-órgano genital) pueden transmitir el VIH si hay lesiones en cualquiera de las dos zonas.

Las relaciones anales son las más infecciosas porque son las más traumáticas debido a que la mucosa anal es más frágil que la mucosa vaginal.

Todas las prácticas sexuales que favorecen las lesiones y las irritaciones aumentan el riesgo de transmisión.

El riesgo de infección aumenta con el número de relaciones sexuales, pero una sola puede ser suficiente.

Los besos profundos y la masturbación entre la pareja no transmiten el SIDA siempre que no existan lesiones sangrantes que puedan poner en contacto sangre contaminada con lesiones del eventual receptor.

En la prostitución se suman estos factores y en muchos casos su relación con la drogodependencia.

También son comportamientos de riesgo el turismo sexual y los 'ligues' de bares, discotecas, etc.

El riesgo de transmisión sexual decrece cuando:

 

Transmisión sanguínea

Uso compartido de jeringas

En la actualidad una vía importante de transmisión del SIDA por la sangre se da en sujetos que se drogan por vía intravenosa.

Las jeringuillas y agujas contaminadas que son compartidas pueden transmitir el VIH; además los objetos que se utilizan para la preparación de drogas también pueden estar contaminados.

La transmisión del VIH por transfusiones o inyecciones de productos derivados de la sangre es en la actualidad prácticamente nula ya que existe la obligatoriedad de detectar anticuerpos anti-VIH en todas las muestras de sangre desde 1987 y para estos fines sólo se utilizan muestras que son seronegativas.

Los elementos de cuidado corporal (tijeras, hojas de afeitar, cepillo dental, pinzas, etc.) presentan un riesgo teórico de transmisión del VIH ya que pueden entrar en contacto con la sangre. Su empleo exige la limpieza con una solución desinfectante o su calentamiento.

 

Transmisión madre - hijo

                             

Puede producirse durante el embarazo, a través de la placenta, o en el momento del parto.

Se aconseja a la mujer seropositiva que no se embarace.

Amamantar al recién nacido es una potencial vía de transmisión; por lo tanto también se desaconseja la lactancia materna cuando la madre es seropositiva.

¿Puede haber otros modos de transmisión?

El VIH se ha encontrado en diferentes líquidos corporales como saliva, lágrimas, orina, pero su presencia, quizá por su baja cantidad, no ha permitido constatar que permitan la transmisión del virus del SIDA por lo que los besos, vasos, cucharas, agua, ropa interior, etc. no suponen una fuente de transmisión del VIH.

Del mismo modo tampoco se transmite por picaduras de mosquitos ni de otros insectos y tampoco es transmitido por los animales domésticos ya que no son portadores del virus.

Cuando se toman precauciones de higiene básica el virus del SIDA no puede transmitirse por las agujas de acupuntura, los instrumentos de cuidados dentales, los utensilios de tatuaje, las perforaciones de las orejas, el instrumental de las barberías y peluquerías o el instrumental médico. Todos ellos deben ser estériles y si es posible de un sólo uso

IX.- ¿Cómo se realiza la Prevención?

Consideraciones Generales:

El respeto a la dignidad humana implica respeto a la propia naturaleza, es decir, a no realizar actos contrarios a la función normal de su cuerpo o que atenten contra su libertad o lo que su razón le muestra como bueno y digno, respetando de igual manera a sus semejantes.

El respeto a la vida, como derecho fundamental de todo ser humano, ya que este derecho es origen y fundamento de todos los demás. Esto implica respeto a la vida en todas sus etapas (desde la gestación hasta la vejez, incluso en el lecho de muerte) y la procuración de la calidad de vida, entendida más como desarrollo armónico de la persona humana en todas sus dimensiones (física, afectiva, racional, moral y espiritual.

El respeto al propio cuerpo mediante su cuidado en cuanto a la salud y al desarrollo de capacidades físicas, al descanso reparador y al ejercicio que favorecen una  actividad productiva plena tanto a nivel profesional o educativo como a nivel personal.

En ámbito de la sexualidad humana, recordar que el ser humano es una unidad bio-psico-social-espiritual y que por tanto no podemos desvincular la relación sexual del ámbito de la afectividad, la donación mutua de su ser entre los esposos, los sentimientos y el compromiso en el amor que lleva a fundar una familia y a constituirse en célula básica de la sociedad, comunidad de vida y amor y centro de formación del individuo en cuanto persona y de ciudadano en cuanto integrante de la sociedad.

La sexualidad se educa, pues somos dueños de nuestras acciones y no esclavos de nuestros impulsos o caprichos. La sublimación psicológica, como un canalizar las energías sexuales hacia actividades no sexuales como el deporte, arte, pasatiempos, estudio, actividades de ayuda social, etc., son el mejor medio para aprovechar esas energías desbordantes de la adolescencia y juventud, sin caer en abusos, desórdenes sexuales o prácticas poco adecuadas para la edad que generan graves riesgos a la salud física y emocional.

1.   Abstinencia sexual: es la primera y más segura de las medidas preventivas, aplica especialmente a adolescentes y jóvenes que por su edad no están posibilitados a nivel de madurez física y afectiva o de responsabilidad social, a mantener un compromiso de amor de manera estable y que evite el usar al otro o ser usado como un simple objeto de placer y de “experiencias” que cosifica y denigra a la persona.

2.   Pareja sana y estable. Es la medida más recomendable para toda persona que llegada a la plenitud física, psíquica y espiritual, es apta y desea comprometerse en el amor con la persona que elige como compañera (o) para constituir una familia. Es la situación ideal para el que ama de verdad a su pareja, pues le demuestra con su fidelidad lo mucho que le importa, y con su permanencia en la relación, el deseo de constituir una familia estable por el bien de sus hijos y de la familia, quienes requieren de estabilidad educativa, emocional y material.

3.   Uso del condón o preservativo:

Es una práctica que reduce el riesgo de contagio cuando se duda si la persona con la que se unirá sexualmente padece alguna enfermedad de transmisión sexual, o se desea evitar el embarazo.

Estudios de laboratorio han demostrado que el látex intacto de los condones constituye una barrera eficaz frente al VIH y otros microorganismos que causan enfermedades de transmisión sexual (gonorrea, herpes, hepatitis B, clamidia y citomegalovirus)

Los preservativos normalmente llevan una pequeña cantidad de lubricante. Si se desea una lubricación adicional, se deben utilizar lubricantes solubles en agua.

La rotura de los condones es un hecho infrecuente y se debe, principalmente, al uso de lubricantes oleosos (aceites); exposición al sol, calor, humedad; rasguños con los dientes o las uñas, manipulación inadecuada y falta de experiencia.

Si estoy infectado con el VIH, ¿debo abstenerme de tener relaciones sexuales?

Estar infectado/a por el VIH no implica abstenerse de tener una vida sexual satisfactoria ni limitar la sexualidad, pero se deben adoptar las medidas necesarias para proteger a la pareja.

Ni la ducha vaginal, ni los espermicidas, ni los anticonceptivos, ni el diafragma protegen de la transmisión del VIH.

  1. EDUCACIÓ SEXUAL

Es quizá la medida preventiva más efectiva contra las enfermedades de transmisión sexual como el VIH/SIDA.

“La educación sexual integral debe ser entendida como una educación para el desarrollo, enriquecimiento e integración de la personalidad, la comunicación y el amor” (OMS 1974).

Debe estar enmarcada dentro de la dignidad de la persona humana, encaminándola  hacia el logro de una persona físicamente sana, emocionalmente madura y socialmente responsable” (H. Kaplan, 1996).

La educación sexual no es mera información del funcionamiento genital. Tampoco es libertinaje sexual que deja sin freno el deseo sexual permitiendo conductas que lo reducen a nivel instintivo o animal.

Cuando hablamos de sexualidad nos referimos a algo mucho más amplio y profundo que lo genital, que es la capacidad afectiva y de amar que tiene el ser humano.

Incluye además el deseo de formar una familia, procrear hijos, educarlos y ayudarlos a crecer.

Una autentica educación sexual ciertamente busca romper todos los tabúes, eliminar los traumas y complejos, pero no fomentar el sexo por el sexo, sino entender y vivir la sexualidad humana en una integral maduración de la persona en el amor.

¿Qué implica una buena educación sexual?

  1. Manejo del instinto. “Sé dueño de tu cuerpo y de tus acciones”
  2. Afectividad y amor. “Amar es comprometerse ambos en un proyecto común, alimentando ese amor día a día”
  3. Seguridad y autoestima. “La estabilidad familiar y el clima de aceptación y amor propician la madurez personal y afectiva necesaria para el compromiso en el amor”.
  4. Relaciones interpersonales. “Aprender a convivir y a respetar a los demás, buscando aportar algo valioso a la sociedad, me abre las puertas del otro y me permite trascender y auto realizarme.
  5. Orden de valores. “La vida, el amor, la generosidad, el respeto…son valores que me llevan necesariamente a la felicidad, pues son a la vez tendencias apremiantes de mi naturaleza y motores de los actos más grandes, nobles e importantes que pueda realizar”
  6. Información sexual adecuada e integral. “Conocer como funciona nuestro cuerpo es importante, tanto como aprender a saber ser dueños de nuestras acciones y aprender a controlar los impulsos que nos llevan ciegamente a donde queremos o a donde no queremos. Se nos dio la razón para guiar nuestros actos y nuestra voluntad para querer lo valioso, aunque cueste”

 

X.- IMPACTO PSICOLOGICO DEL VIH/SIDA

El diagnóstico de SIDA produce sobre los enfermos idénticos trastornos psicológicos que cualquier otra enfermedad que lleva indefectiblemente a la muerte: primero una reacción de negación e incredulidad, seguida de ansiedad y depresión, incluso con ideas de suicidio.

El trastorno psicológico más frecuente en el SIDA es la depresión, difícil de distinguir del complejo demencia/SIDA; en muchos casos la infección VIH, afecta el sistema nervioso central, disminuyendo las funciones superiores del individuo y la capacidad de afrontar la enfermedad. Esto da como resultado una frecuencia de alteraciones psiquiátricas y neuropsiquiátricas muy elevadas.

Las implicaciones psicológicas del paciente con SIDA según Mac Creaner, incluyen:

Depresión: Se caracteriza por un estado de ánimo bajo fluctuante, reacciones retardadas y a veces acompañados de síntomas físicos.

Ansiedad: Estas reacciones de ansiedad y los ataques de pánico son frecuentes.

Temor: Las personas, con SIDA suelen manifestar temor a la muerte, a la demencia por SIDA, a la pérdida de control y a la incapacidad para tomar decisiones.

Pensamientos suicidas: Cuando un paciente haga comentarios en torno al suicidio deben ser tomados en serio.

Problemas psicosexuales: Estos problemas no deben tratarse como parte aislada de la base de la relación. Se deben incluir discusiones acerca de la sexualidad y el grado hasta el cual han podido aceptarlo.

Fantasía, egocentrismo y retraimiento: Algunas personas se refugian en la fantasía y parecen estar fuera de contacto o de la realidad, tornándose algunos muy introspectivos a pesar del esfuerzo por atenderlos.

Problemas psicosomáticos: Cualquier cambio sufrido en estas personas puede ser considerado psicosomático.

Educación para la salud: Muchas personas encuentran consuelo en la capacidad para ayudar a otros a través de su situación. Algunos no, pero quienes lo hacen pueden contribuir por medio de los grupos de autoayuda.

 

XI.- IMPACTO SOCIAL DEL VIH/SIDA

El padecer una enfermedad implica, en sí misma, un sufrimiento físico, un deterioro orgánico pero además, en el caso del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) el mayor dolor que soportará el paciente no será físico sino por el contrario, netamente social.

El paciente con SIDA debe sufrir los siguientes castigos sociales:

La segregación: Comienza a perder a sus amigos, se alejan de él sus compañeros de trabajo, e incluso hasta sus familiares.

Los familiares del enfermo con SIDA sufren también la discriminación.

Sirva de ejemplo: El caso del dueño de una taberna, quien era padre de un paciente infectado por el virus VIH, una vez que su clientela se enteró del hecho disminuye notoriamente la asistencia a su local.

La sociedad desprecia y juzga

Los enfermos de SIDA son aislados y rechazados,

El paciente con SIDA es despedido de su trabajo

Nadie quiere tener un vecino en la puerta del lado con SIDA.

En una palabra el paciente con SIDA perdió su privacidad y el derecho a constituir una familia.

El verdadero peso que debe soportar sobre sus hombros el paciente con SIDA es ser el blanco de un castigo social que injustamente se le impone y frente al cual no tiene ninguna manera de defenderse.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida es una enfermedad que actualmente no tiene cura, el mayor riesgo de infección lo tienen las mujeres prostitutas.

La presencia de ideas de suicidio en la mente de las personas, es más frecuente de lo que se cree. En todas las personas con SIDA, están presentes las ideas de suicidio. El verse aislados, rechazados por la sociedad, temidos por la posibilidad de que les trasmitan a otros la enfermedad. Señalados por padecer esa enfermedad que se merecen por su conducta sexual. Por todo esto, las ideas o inclusive el plan de suicidarse, forma parte de lo que vive la persona con SIDA.

 

XII.- EL SER HUMANO ANTE EL VIH/SIDA

Todas las experiencias de un individuo en el ambiente en que se desenvuelve conforman su identidad. La identidad es el concepto o representación mental que el individuo tiene de sí mismo, es decir, su mente, su cuerpo, su espíritu, sus ideales y sus aspiraciones. Pero la identidad está definida por diversos factores que se extienden más allá del individuo como son los sociales, históricos, culturales, familiares, etc.

Desde el momento en que a una persona se le informa que se encuentra infectada por el VIH, que tiene SIDA, esto basta para que todo el edificio de su identidad, construido afanosamente durante años, sufra cambios. La posibilidad de desarrollar el SIDA o la posibilidad de la muerte nos hace forzosamente ser otros. La persona ya no será más aquel o aquella, ahora será seropositivo (a), un enfermo de SIDA o el que oculta o el que sufre o el que busca…pero en cada caso, nunca vuelve a ser el mismo.

Para un individuo que se encuentra en la etapa de adulto joven, la aparición de una enfermedad catastrófica se vivencia como algo muy frustrante y difícil de llevar debido a la imposibilidad de conquistar las metas anheladas…su trabajo no ha valido de nada y esta injusticia lo enfurece. Es el paciente más conflictivo y el más sensible emocionalmente.

Por tanto, de manera preventiva debe educarse a los jóvenes para conocer y enfrentar la realidad de la vida y de la muerte, del amor y del sexo, de sus implicaciones y consecuencias. Que se puedan visualizar a si mismos a futuro en los diferentes escenarios, tanto de salud como de enfermedad, conscientes de que ellos están a tiempo de tomar decisiones y las acciones pertinentes para prevenir los posibles tropiezos, enfermedades y fracasos.

 

XIII.- ADAPTACION DEL PACIENTE AL VIH/SIDA

Estar infectado por el VIH / SIDA puede convertirse en una gran oportunidad para vivir la vida de otra manera; de golpe la persona se da cuenta de que no ha vivido lo que quería ni como lo quería, de que le faltan muchas cosas por hacer, de que ha vivido en función de otros y de que ahora es tiempo de tomar las riendas de su propia vida, de asumir una voluntad de vivir y dar dirección consciente a sus propios actos.

La manera que se realicen los ajustes para enfrentar esta nueva situación, dependerá de la historia personal previa de cada individuo; de su estabilidad emocional, de la postura que asuma el individuo afectado y de la actitud y conducta de familiares, amigos, así como del personal médico y paramédico. Es esencial que la sociedad los apoye.

En general, la manera como un individuo se adapta a la enfermedad depende de tres factores:

El SIDA ha amplificado y distorsionado algunos conceptos sobre pautas conductuales en nuestra sociedad actual; en concreto, aspectos concernientes a las relaciones sexuales, la educación, la ciencia y los derechos del ser humano. Existe una fobia irracional contra el enfermo de SIDA (sidafobia) y contra el seropositivo asintomático, así como contra los objetos con los que ha permanecido en contacto. Estas actitudes llevan a que el enfermo pierda fácilmente la familia, los amigos, su empleo, etc.

 

XIV.- SUGERNCIAS AL PACIENTE CON VIH/SIDA Y SU FAMILIA

Se sugiere que la persona que es asaltada por dudas de la infección debe asesorarse con profesionales idóneos que le orienten en el manejo de asumir su diagnóstico.

El individuo debe tener o acudir a la entrega de resultados con la persona merecedora de su confianza.

Se recomienda a los pacientes adherirse de alguna u otra forma a los grupos de auto apoyo en instituciones especializadas en éste campo que de igual manera brindan asesoría a los familiares.

La familia como núcleo de apoyo debe estar abierta para asumir y aceptar la nueva condición de uno de sus integrantes.

Buscar espacios donde el vínculo familiar se fortalezca con el paciente, con el objeto de brindar una mejor calidad de vida.

Debe existir una amplia y clara difusión acerca de esta problemática y sus diversas consecuencias. Por la importancia y gravedad de éste flagelo, se recomienda a las autoridades gubernamentales brindar una mayor colaboración económica tanto a las instituciones de apoyo como a los mismos hospitales de la ciudad.

Los adolescentes y personas sexualmente activas deben considerar cuidadosamente las consecuencias de una relación mal orientada, deben reflexionar y comprometerse consigo mismos para no engrosar las filas de quienes padecen esta enfermedad.

Los médicos, las enfermeras, y el personal que trabaja con personas enfermas de SIDA, se capacitan continuamente para discutir sin gran dificultad, las ideas suicidas de las personas con SIDA. Los pasos que se recomiendan que sigan, son:

(1).-Establecer una relación que genere confianza de la persona con SIDA hacia el médico y/o enfermera.

(2).-Discutir, hablar abiertamente sobre suicidio y muerte, alrededor del SIDA. De las actitudes de la persona hacia la vida. De sus ideas religiosas.

(3).- Hacer sentir a la persona con SIDA, que no se le abandonara, ni se le aislara socialmente, por padecer esa enfermedad.

Para que la posibilidad de suicidio sea mínima, en una persona con SIDA. Es importante que la persona cuente con lazos afectivos fuertes, con una red de apoyo familiar, de amistades, social, del personal medico y paramédico interesados en su bienestar y calidad de vida. Interés expresado, no tan solo con palabras, sino también en sus actitudes.

 

XV.- DERECHOS DEL PACIENTE CON VIH/SIDA

El SIDA es una enfermedad, son derechos de los infectados y obligaciones de todos:

·         Nadie tiene derecho a restringir la libertad o los derechos de las personas por el único motivo de ser éstas personas que conviven con el VIH, cualquiera sea su raza, nacionalidad, religión, sexo u orientación sexual.

·         Ninguna persona que vive con el VIH será sometida a aislamiento, cuarentena o cualquier tipo de discriminación.

·         Toda persona que convive con el VIH tiene derecho a la participación en todos los aspectos de la vida social. Toda acción que tienda a apartar a las personas que conviven con el VIH de un empleo, de un alojamiento, de una asistencia, o a privarlos de ellos, o que tienda a restringirles la participación en las actividades colectivas, debe ser considerada discriminatoria y penada por la Ley.

·         Toda persona que convive con el VIH tiene derecho a la continuación de su vida civil, profesional, sexual y afectiva. Ninguna acción podrá restringir sus plenos derechos de ciudadanía.

·         Todas las personas tienen derecho a la información clara, exacta y científicamente fundada acerca del SIDA, sin ningún tipo de restricción. Las personas con el VIH tienen derecho a informaciones específicas sobre su condición de tales.

·         Nadie será sometido compulsivamente, en ningún caso, a las pruebas de detección del SIDA. Estas deberán ser usadas exclusivamente para fines diagnósticos, para el control de transfusiones o trasplantes o para estudios epidemiológicos, pero jamás para ningún tipo de control de personas o poblaciones. En todos los casos de análisis, los interesados deberán ser informados por un profesional competente.

·         Toda persona que convive con el VIH tiene derecho a comunicar su estado de salud o el resultado de sus análisis sólo a las personas a las que desee hacerlo.

·         Nadie podrá hacer referencia a la enfermedad de otro, pasada o futura, o al resultado de un análisis para el SIDA sin el consentimiento de la persona interesada. La privacidad de la persona infectada por el VIH deberá estar asegurada por todos los servicios médicos y asistenciales.

·         Toda persona que vive con el VIH tiene derecho a la asistencia y al tratamiento, suministrados ambos sin ninguna restricción y garantizando su mejor calidad de vida.

·         Todas las personas tienen el derecho a recibir sangre y hemoderivados, órganos o tejidos que hayan sido rigurosamente analizados y comprobada en ellos la ausencia del virus del SIDA.

 

XVI.- CONCLUSIONES

Existen diversas reacciones ante el diagnóstico del VIH-SIDA ante la percepción del miedo a una muerte cercana e inevitable tras un curso doloroso por la enfermedad. La persona atraviesa por dos momentos críticos de impacto que son: el momento del diagnóstico y cuando aparecen los primeros síntomas y signos de la enfermedad llamados "enfermedades oportunistas".

La infección por VIH no es sinónimo de muerte. Las enfermedades provocadas por esta infección son tratables y sobre todo ésta es una enfermedad que puede ser evitable, sin embargo no se desconoce que conlleva mucho sufrimiento que es posible aliviar.

En éste siglo ninguna enfermedad ha generado tanta relación entre los síntomas físicos y psicológicos.

Alrededor de ésta enfermedad surgen muchas reacciones cargadas de afectividad que es necesario controlar.

Se consideró de vital importancia que la persona que sospecha que está infectada debe buscar apoyo terapéutico con el fin de asumir su nueva condición y poder afrontar la complejidad de las reacciones emocionales que despierta el diagnostico.

Se comprobó que para poder asumir la enfermedad, el paciente necesita recibir un gran apoyo familiar ya que si todo el mundo necesita cariño y atención, estas personas lo requieren más especialmente.

Se destacó la importancia que tiene el tratar de inculcarles valores a las personas con VIH-SIDA, que les permita sobrellevar mejor su situación e intentar que asuman esta misma, para que puedan dar sentido a su vida, todo esto debido a la complejidad de las variaciones emocionales que se presentan.

Esta década de historia, trajo consigo el sello de la exclusión para todos aquellos que han sido tocados por el virus.

Se identificó que la desesperanza es también un factor notorio en las personas que reciben el diagnóstico. Se sienten impotentes ante una enfermedad para la cual todavía no existe cura y sobre la que, además, la información es muy ambigua.

 

XVII.- GLOSARIO

Adquirido: contraído.

Anticuerpos: Proteína  secretada por células plasmáticas (células B activadas) que interactúa con un antígeno especifico para neutralizarlo, formando un complejo antígeno anticuerpo.

Cáncer: tumor maligno; una masa o tumefacción que resulta  de la división no controlada de las células.

Epidemia: Enfermedad que ataca a un gran número de personas en una población, simultanea y temporalmente.

Ganglio Linfático: Cuerpos pequeños ovales, o en forma de habichuela de diversos tamaños que se encuentran a lo largo de un vaso linfático. Están compuestos principalmente de linfocitos y de tejido conjuntivo.

Infección: Transmisión o desarrollo de gérmenes que infectan o contaminan.

Inmunodeficiencia: un estado hereditario o adquirido, en que el sistema inmune es deficiente.

Leucocito: glóbulo blanco.

Linfadenopatia: tumefacción de los ganglios linfáticos en una parte del cuerpo o en su totalidad.

Neoplasia: Formación anormal de un tejido cuyos elementos sustituyen a los tejidos normales.

Sarcoma de Kaposi: tumor maligno formado por células que semejan tejido conjuntivo embriónico.

Síndrome: Conjunto de síntomas característicos de una enfermedad o trastorno físico o mental.

 

 

XVIII.- BIBLIOGRAFIA

o   Lorraine Sherr: “Agonía, Muerte y Duelo”, Editorial Manual Moderno S.A. de C.V. México D.F.1989. Hinton, 1977.

o   Adier M.W: “A.B.C. Of AIDS”, British Medical Journal, London, B.M.J. Publications 1997.

o   “Manual de didáctica aplicada a la educación sexual de los adolescentes. Salud comunitaria” ENLACE, 1997.

o   Alcázar, José Antonio y Mir: Nota técnica sobre “Educación sexual”. Grupo Fomento. España.

o   CONASIDA: “Guía para la Atención Psicológica de personas que viven con el VIH/SIDA.

o   CONASIDA: “Guía práctica para personas que viven con VIH/SIDA y sus familiares”

 

Descripción: serv?s=76000014&t=944307958

 

XIX.- ORGANIZACIONES DE AYUDA

AMIGOS CONTRA EL SIDA: Avenida Universidad 1330-1402C, Col. Del Carmen Coyoacán, 04100 México, D. F., México, o bien a nuestra dirección de correo electrónico: amigos@prodigy.net.mx

En los Centros de Información sobre SIDA, en los Estados y el Distrito Federal:

Centro de Información Zona Sur: Calzada de Tlalpan 4585. Col. Toriello Guerra. 14050 México, D. F.

Centro de Información Zona Norte

Flora No. 8. Col. Roma. 06700 México, D. F.

 

TEL SIDA: 01-800-712-08-86 Y 01-800-72-12-08-89